Visor de contenido web

Vitivinicultura

Con su gama de gases alimentarios y hielo seco para el tratamiento de la uva y del vino ofrece Messer soluciones ecológicas para una enología sostenible.

 

Seleccione la aplicación:

Visor de contenido web

Durante la vendimia, las temperaturas elevadas son indeseadas ya que la uva puede empezar a fermentar. Por ello es necesario aportar frío, donde los pellets de hielo seco presentan las siguientes ventajas respecto a otras fuentes de frío:

  • es estéril, sin gusto ni olor
  • es bacterioestático y empuja el oxigeno fuera.  Eso significa que nos ayudará a impedir las posibles fermentaciones indeseadas.
  • posee gran cantidad de energía fría
  • es una fuente de frío fiable
  • es económico
  • a diferencia del hielo convencional el hielo seco sublima, es decir, pasa del estado sólido a gas directamente sin dejar restos. En cambio el hielo convencional, funde en forma de agua, lo cual supone un empeoramiento en las calidades del mosto y por lo tanto del vino.

El CO2 y el nitrógeno regulan la cantidad de CO2 disuelto en el vino, analizado de forma habitual durante el proceso de vinificación. 

Por tanto, una cantidad de gas bien proporcionada permite "jugar" con las cantidades al milímetro. Para los vinos blancos y rosados con falta de acidez, podemos aumentar las dosis de CO2: la tensión y la frescura del vino se intensificarán. Se trata de la carbonatación. Por el contrario, un vino tinto que contenga demasiado CO2 disuelto será muy ácido y el impacto de los taninos estará muy presente. Si añadimos nitrógeno, reduciremos la proporción de CO2 y se equilibrarán las características del vino: se trata de la descarbonatación. 

Messer ha desarrollado, para estas dos aplicaciones, una solución a base de inyectores. Con diámetros variables, instalados a la salida del filtro/bomba durante el trasvase del vino entre las cubas, contienen tubos porosos que permiten la difusión del gas. La proporción de CO2 disuelto después del tratamiento se puede analizar rápidamente gracias a un carbodosificador, hasta el nivel deseado.

A lo largo de su fabricación el vino es un producto frágil, el blanco fácil de alteraciones no deseadas que modifican su calidad (maderización, envejecimiento prematuro, etc.). El oxígeno, presente en el aire confinado entre la superficie del nivel del vino y el témpano de la cuba durante el llenado, es uno de los principales responsables. Por lo tanto, hay que evitar que el vino entre en contacto con el aire.
La inertización consiste en reemplazar este aire confinado por un gas neutro o una mezcla de nitrógeno y CO2. Una de las soluciones propuestas por Messer es el VINIPACK. Cada propuesta técnica se determina específicamente en función de las dificultades de nuestros clientes (fluidez, tamaño de las cubas, etc.).

Una vez se realice la instalación operativa, el usuario se beneficiará de una conservación perfecta de su vino y de una gran flexibilidad de utilización para:

  • Conservación de lotes de vino en cubas (vaciado o no);
  • Trasiego continuo de cubas para la venta a granel (toneles, botellas);
  • Trasiego continuo de cubas para embotellado.
Durante el transcurso de la fermentación alcohólica, se utiliza el oxígeno para mejorar el proceso. De este modo, durante el remontado, la adición de oxigeno impedirá las paradas.
A fin de reducir el contenido en oxígeno en la botella, se emplean diferentes modos y gases (dióxido de carbono y nitrógeno).

Las operaciones de elaboración se realizan durante la mezcla de vinos de distinta procedencia o para homogeneizar el zumo (tratamientos, etc.). Asimismo, durante la vinificación de un vino tinto, durante y después de la fermentación, el maestro bodeguero debe realizar el remontado: el zumo debe traspasar la capa de materias sólidas (raspones, escobajos, etc.) y permitir la extracción de las materias responsables del color (taninos, antocianos y polifenoles). Esta operación se puede llevar a cabo mecánicamente (con una bomba) o utilizando gases alimentarios.
El remontado llamado “al nitrógeno”, propuesto por Messer, ofrece la ventaja de no deteriorar el vino, de limitar las pérdidas del producto y puede representar beneficios significativos en mano de obra, materiales utilizados y tiempo empleado en la operación (remontado de 100 hl en cuba en 5 minutos gracias al burbujeo de nitrógeno).
También se pueden integrar cañas de remontado a sus instalaciones con el objetivo de realizar el burbujeo del gas adecuado — nitrógeno, mezcla de nitrógeno/oxígeno (en fermentación), incluso una mezcla de nitrógeno/CO2 — en sus cubas.

Visor de contenido web

Aplicaciones por gas:

 

Argón Dióxido de carbono Nitrógeno Oxígeno
Inertización Inertización Inertización Oxigenación
  Carbonatación Elaboración y remontado  
  Enfriamiento (hielo seco) Embotellado